Problemas de la multipropiedad

LAS TÉCNICAS DE VENTA AGRESIVAS

Es de sobra conocido que los vendedores de Multipropiedad utilizan técnicas poco éticas para asegurar una venta, sin pensar lo más mínimo en las consecuencias negativas para el cliente. La mayoría de las veces sus manifestaciones o promesas no constan por escrito, de este modo pueden fácilmente negar lo que le han prometido o dicho al cliente. Desafortunadamente, las consecuencias de comprar una Multipropiedad en el que ha mediado engaño suponen un alto coste para el cliente y casi la imposibilidad de deshacerse de la misma.

TÁCTICAS COMÚNMENTE EMPLEADAS

  • A los clientes se les hace creer que se les ofrece algo único y que dicha oferta sólo está disponible durante ese día, momento a partir del cual subirá de precio. Esto rara vez es cierto.
  • A veces, a los clientes se les lleva a lugares aislados sin opción de salir donde durante reuniones que pueden durar hasta 10 horas, donde se les presiona y se les agota hasta que firman.
  • Con frecuencia, durante estas largas reuniones de presentación a los clientes no se les ofrece ningún tentempié, si bien se les agasaja con alcohol
  • A veces les dan obsequios y regalos, con el fin de que los clientes queden como unos desagradecidos o unos caraduras si no firman el contrato.
  • Durante la presentación los clientes no se quedan solos, no se les permite salir de la sala donde se realiza y son psicológicamente presionados por varios grupos de vendedores para que firmen el contrato. Por regla general, los clientes terminan firmando los contratos con tal de concluir la reunión.
  • A los clientes se les dice que su multipropiedad es una buena inversión y que la misma se revalorizará en poco tiempo.
  • Como el contrato no comienza a usarse hasta las siguientes vacaciones, el periodo legal de libre desistimiento (14 días) pasa de sobra. El cliente una vez firma no puede darse cuenta del engaño hasta que utiliza el producto, muchos meses después, y efectivamente lo comprueba. Pero para entonces el contrato ya es firme y no puede ser anulado sin irse a un Juez. Muy pocos afectados dan el paso de acudir a la Justicia, así que a los Complejos les sigue saliendo rentable este modus operandi.

LAS MENTIRAS QUÉ NORMALMENTE SE UTILIZAN SON…

  • Puedes quedarte en cualquier parte del mundo por el mismo precio.
  • La multipropiedad es una inversión: no sólo recuperará lo que nos pague, sino que ganará dinero.
  • Las cuotas de mantenimiento no subirán.
  • Las cuotas de mantenimiento sólo aumentarán conforme al IPC.
  • El complejo promete volverte a comprar la multipropiedad después de unos años.
  • No compras multipropiedad sino otro producto.
  • Es un bien que se revalorizará y que puede dejar en herencia a sus hijos

LAS CUOTAS DE MANTENIMIENTO

El principal problema que surge con la compra de multipropiedad son los altos costes de las cuotas de mantenimiento año tras año, de las que el cliente no es consciente en el momento de la firma del contrato. A menudo escuchamos a los clientes quejarse de que están pagando hasta 4 ó 5 veces más de lo que pagaron originariamente cuando compraron.

Por ejemplo, puede ocurrir que uno de nuestros clientes pagara inicialmente 300 € al año en cuotas de mantenimiento. Después de 8 años esas mismas cuotas han aumentado a más de 1.000 €. Es posible además que nuestro cliente haya utilizado su Multipropiedad sólo unas pocas veces y debido a su mala salud ya no es capaz de viajar al extranjero, con lo que ya no puede seguir disfrutándolo. Sin embargo, el Complejo no le ofrece ninguna salida y el cliente se encuentra atado de por vida a una multipropiedad que ya no utiliza, y cuyas cuotas anuales de mantenimiento van aumentando constantemente. Este es un tema recurrente que escuchamos de muchos clientes.

Muchos de nuestros clientes también nos han comentado que reciben amenazas de las agencias de cobro de deudas que les coaccionan para que paguen las cuotas de mantenimiento que deben. Por dicho motivo, muchos de ellos, deciden abonarlas a pesar de que les suponga un grave perjuicio económico, para no ser acosados por dichas agencias.

LAS MEJORAS

Otro de los problemas no previstos por los compradores en el momento de la compra es el periodo de validez de los puntos o incluso la actualización de lo que recién acaban de adquirir. Los clientes están convencidos de los beneficios que se les ofrecen y que incluyen:

  • Hacer su multipropiedad más flexible respecto de las fechas a disfrutar.
  • La posibilidad de disfrutar de su multipropiedad en las temporadas altas del año.
  • Que el valor de intercambio de su Multipropiedad aumente, con el fin de utilizar sus semanas en otros países o Complejos.
  • Que su multipropiedad sea más valiosa.

Desafortunadamente, después de la compra de estos puntos o “actualizaciones”, y dado que el valor de los puntos cambia y se fija por el Complejo a su antojo, muchos clientes se han dado cuenta de que sus puntos todavía no son suficientes para adquirir las vacaciones que querían. Así se dan cuenta de que su multipropiedad no vale lo que le dijeron y en realidad es una carga.

LOS PROGRAMAS DE SALIDA

Con el fin de extraer más dinero de las personas que desean terminar con su multipropiedad, han aparecido nuevas formas de negocio. Hemos conocido casos de personas que han sido engañadas una y otra vez por diferentes empresas de “cancelación de multipropiedad”, o de “reventa de multipropiedad”, las cuales han engañado a los clientes haciéndoles pagar cuantiosas sumas de dinero para escapar del “timeshare” para encontrarse finalmente con que siguen siendo responsables del pago de las cuotas de mantenimiento derivado de su contrato de multipropiedad.
Algunas de las estrategias empleadas por algunos Complejos o empresas asociadas son las siguientes:

EL PLAN DE REVENTA

Seguramente se le haya informado de que hay una empresa especializada que puede vender su multipropiedad. Y una vez le cobran cantidades excesivas de dinero con el fin de comercializar su multipropiedad, nunca logran venderla. ¡Qué mala suerte!

LA ESTRATEGIA DE MEJORA O ACTUALIZACIÓN

Una vez le informan de que no existe ningún comprador para su multipropiedad, le dicen que lo más recomendable es que mejore o actualice lo que ya posee, lo que lo hará más atractivo para un posible comprador. ¿¿En serio?? Si accede, al final tampoco habrá ningún comprador (nunca lo hubo) y lo único que tendrá a cambio son más gastos y una factura aún más abultada por cuotas de mantenimiento.

EL ESQUEMA DE COMPRAVENTA

Aquí es donde se le informa de que usted puede salir de su contrato si intercambia parcialmente su multipropiedad por otro producto, del que se le asegura que no es multipropiedad. Una vez más usted termina pagando mucho dinero por un producto en el que ha mediado engaño ¡y aún conserva su multipropiedad original!

FINALIZANDO SU CONTRATO DE MULTIPROPIEDAD

De lo que muchos compradores no se dan cuenta en el momento de firmar un contrato de multipropiedad es de las dificultades que experimentarán al tratar de deshacerse de ella. Muchas personas creen que por el simple hecho de escribir al Complejo y hacerles saber que ya no desean continuar ahí se acaba todo. La mayoría de las veces, esto no es así.

Una cosa muy importante a recordar es que nunca se debe escribir al complejo dándoles una razón para cancelar. Ello supone darles una oportunidad para rebatir su decisión. Además puede limitar otras vías de cancelación de su contrato. Recuerde que toda la correspondencia con el Complejo será registrada y puede ser usada como prueba en su contra.

Ciertos Complejos se han dado cuenta de que hay muchos compradores de multipropiedad desean deshacerse de la misma. Naturalmente, estos Complejos saben que el negocio se les puede ir a pique si permiten que los afectados puedan deshacerse a cambio de nada.

Habitualmente, los Complejos primero oponen que el contrato es irrevocable, que no está prevista la salida, y no se puede cancelar. Sólo si el cliente es muy insistente, los Complejos suelen ofrecer alternativas, como actualizar a otro producto nuevo y atractivo, o entrar en un sistema de reventas. Pero todo ello, como hemos dicho, no es más que un modo de continuar abusando e impedir que usted se escape.

Si desea desvincularse de su multipropiedad no se ponga en contacto con el Complejo directamente, ya que esto sólo les dará la oportunidad de que se acerquen a venderles más productos. Si inicialmente deseaban cancelar su contrato, pueden encontrarse que al final ha comprado otro producto, ha gastado más dinero y, además, sigue atrapado en su multipropiedad.

Cualquier asesoramiento legal debe provenir de algún profesional experto y de confianza. Tenga cuidado con la información que circula por la red (Internet), dado que la mayoría de las veces es imprecisa, inexacta y podría causarle más problemas.

LA PERPETUIDAD EN TÉRMINOS DE HERENCIA

Cuando la venta de la multipropiedad se disparó en sus comienzos, uno de los grandes beneficios que se ofrecía era que podría ser dejada como herencia a los hijos. La mayoría de las multipropiedades se vendieron a “perpetuidad”, lo que significa – ¡para siempre! “¡Qué fabuloso que sus hijos puedan beneficiarse de las vacaciones en el extranjero cada año con sólo pagar las cuotas de mantenimiento!”. Esto sucedía antes de que se dieran cuenta de que las cuotas de mantenimiento no solo no eran fijas, sino que aumentaban de manera exorbitada año tras año.

Los compradores finalmente se dieron cuenta de que lo que dejaban a sus hijos no era una propiedad, sino una carga enorme. Y los niños, al mismo tiempo, no deseaban estar atados a un Complejo o a una multipropiedad – o estar agobiados con las sucesivas subidas de las cuotas de mantenimiento. “El problema es que… es demasiado tarde” el contrato ya ha sido firmado y es jurídicamente vinculante”, argumentaban los Complejos Además, que la multipropiedad es un activo patrimonial, no cabría su exclusión como pasivo en una aceptación a beneficio de inventario. Por ello sería el heredero quien debiera hacerse cargo del pago de las cuotas de mantenimiento hasta que se encontrara una salida.